Compartir

Hoy traemos la historia de Rosario, una joven peruana que ha hecho realidad su sueño, viajar a diferentes países del mundo. A través de este artículo nos cuenta cómo a conseguido viajar a los diferentes destinos.

 

Siempre he considerado que lo más enriquecedor en esta vida son las experiencias que vivimos. Por ello, desde pequeña me interesé por viajar, conocer nuevas culturas y hacer amigos en todo el mundo, ese era mi sueño que conforme fui creciendo luché por hacerlo realidad y acá les cuento cómo.

Nací en Trujillo – Perú. No vengo de una familia con mucho dinero, siempre tuvimos sólo lo necesario, entonces viajar no estaba dentro de lo “necesario” pero con el pasar de los años me fui dando cuenta que cuando uno desea algo con todo su corazón, entonces el mundo entero conspira para hacerlo realidad. Trabajé desde los 18 años, a veces a escondidas de mi padre, quien pensaba que trabajar me distraería de los estudios, pero yo me encargué de demostrarle que no es así, terminé la licenciatura dentro del quinto superior de mi clase.

Cuando tenía 20 años hice mi primer viaje a Estados Unidos. Soñada con conocer ese país, vivir el sueño americano. Entonces, me anoté al programa de intercambio cultural Work and Travel, y fue gracias a ello que viví una de las mejores experiencias de mi vida. Era la primera vez que veía la nieve, entonces estaba fascinada, tuve la oportunidad de esquiar, hacer snowboard y conocer amigos de diferentes países. Además vivía con una familia americana, lo que me permitió mejorar mi inglés y aprender todas sus costumbres. Vive casi 4 meses increíbles, disfrutando día a día.

Ya conocía Estados Unidos, entonces ahora me tocaba conocer Europa, para esto decidí anotarme en un programa de voluntariado con AIESEC, lo que me permitió vivir en Polonia por casi 2 meses y vivir una experiencia inolvidable. Estuve en Europa 90 días en total, viajé mucho, y regresé a casa con la maleta llena de nuevas experiencias y emociones. Durante este viaje hice más amigos a quienes posteriormente fui a visitar.

Terminada esta aventura europea de 3 meses volví a mi país y decidí que era tiempo de cumplir mi siguiente sueño: estudiar en Europa, algo que deseaba desde niña. Fue así como me dediqué a buscar becas, universidades, ver opciones por doquier. Me la pasaba horas frente al computador viendo y analizando cual sería la mejor opción y cómo obtendría el dinero, ya que como repito no vengo de una familia tan acomodada, por ello cada vez que he querido algo he luchado mucho por conseguirlo, lo cual lejos de frenarme, me ha servido para impulsarme a realizar mis sueños con más esmero y a demostrar que todo es posible en esta vida. Si lo sueñas, entonces puedes hacerlo realidad.

Finalmente la mejor opción fue Barcelona, ciudad dónde estudio y trabajo actualmente, llevo acá un poco más de 2 meses, que han sido los mejores de este año hasta ahora. He hecho más amigos de todo el mundo, aprendido más estilos de vida y me he sumergido en una de las ciudades europeas más soñadas. Estudio un Master en comunicaciones en la Universidad Autónoma de Barcelona y trabajo en esa área también. Me va muy bien por lo que planeo quedarme buen tiempo por acá, aunque quien sabe lo que el destino me prepare.

A raíz de todas estas experiencias vividas y estos viajes realizados, decidí en octubre de 2014 empezar a escribir un blog, porque además amo escribir y si es que puedo compartir tips con los demás pues que mejor. A través de mi blog busco inspirar a que realicen sus sueños, el mío es descubrir el mundo con mis propios ojos, quizás el de ustedes sea otro, pero lo importante es hacer lo que nos gusta y ser feliz, ya que la vida es demasiado corta como para no serlo.

Agradezco a Trabajarporelmundo.org, por brindarme la oportunidad de compartir mi historia con ustedes y aprovecho la oportunidad para invitarlos a pasarse por mi blog y sumarme a mis aventuras y experiencias.

Termino este post con este pensamiento:

“No tengo un carro del año, ni un celular último modelo, ni armarios llenos de ropa porque prefiero invertirlo en viajar, pues al final lo que me llevaré cuando me vaya de este mundo será lo que mis ojos vieron, el cariño de las maravillosas personas que conocí, lo que mis manos tocaron, los diferentes idiomas que mis oídos escucharon y todos los sabores de comidas extrañas que mi paladar degustó… 

Por cierto, siempre lloro cuando llego a un país porque jamás pensé llegar ahí…” – Rosario Gavidia

 

Puedes ver más historias como esta en nuestra sección de Me voy al mundo.

 

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta