fbpx

Síndrome del impostor: ¿Qué es y cómo vencerlo?

El síndrome del impostor nos ha demostrado que en un mundo en donde parece que todos desean y se sienten dignos del éxito, los logros y los cumplidos, también hay muchas personas, que sorprendentemente, por más que hayan tocado la cima, no se consideran merecedoras del lugar en el que están.

Desde el puesto de trabajo que tienes, la beca que has recibido, el contacto con una persona influyente o en general, cualquier logro que con esfuerzo hayan alcanzado, siguen teniendo una sensación de que no son lo suficientemente valiosas para lo que tienen o lo que están haciendo. 

Esta sensación, cuando estás atravesando por una trayectoria profesional de alto valor, puede afectar muchísimo tu trabajo y producir constantes autosabotajes que terminan por anular las retribuciones por el esfuerzo que has llevado a cabo en tu trabajo. 

Como no queremos que te estanques de cara a tu futuro profesional, hoy vamos a ayudarte a conocer más acerca del síndrome del impostor, a identificar cómo se manifiesta, de dónde proviene y qué herramientas tienes en tus manos para no dejar que impacte negativamente tu vida profesional. 

¿Qué es el Síndrome del impostor y cómo se manifiesta?

El síndrome del impostor es la sensación intrusiva de que “no se está a la altura” del puesto laboral, educativo, económico o social que tienes en el momento (aunque los esfuerzos y el historial reflejen lo opuesto). 

Toda esta sensación se manifiesta acompañada de percepciones como el hecho de que solo se ha estado fingiendo durante todo el proceso, de que en cualquier momento la inseguridades saldrán al aire, serán notadas por alguna persona dentro del entorno o de que cometerás errores graves que colocarán en evidencia la supuesta incapacidad de desempeñar tareas con éxito. 

Por lo general, una persona que sufre de síndrome del impostor, considerará que ha obtenido el puesto que tiene por suerte o coincidencias externas, no sabe responder a los elogios que recibe de otros, refleja un alto temor al fracaso y mira los éxitos como “cosas” únicamente reservadas para los demás. 

¿Por qué se origina el sindrome del impostor?

Aún no está 100% claro el origen central del síndrome del impostor, ya que en general, puede venir desencadenado por diferentes factores en función de la persona que lo experimenta. Algunas de las fuentes más comunes de las inseguridades tienen su origen en: 

  • Dinámicas familiares negativas: las familias con posiciones altamente exigentes y demandantes desde la infancia, en especial por parte de figuras maternas y paternas, ocasionan que las personas crezcan con inseguridades e imponiéndose grandes presiones que sienten que nunca llegan a alcanzar con comodidad. 
  • Percepciones erróneas sobre el éxito y el fracaso: ¿Qué es el éxito y qué es el fracaso? Nosotros no tenemos la respuesta para ti, ya que ésta únicamente existe en tu interior. 

El éxito y el fracaso significan algo diferente para todo el mundo, por lo que cuando te atribuyes las definiciones de éxito y fracaso de alguien más, te alejas de las dimensiones de tu propia vida y tus propios logros y comienzas a medir todo lo que alcanzas (o no) en una escala que no te corresponde. 

  • Exceso de comparaciones: dentro del mismo proceso de tomar prestado el concepto de éxito o fracaso de otros, surgen las comparaciones, ese veneno que al instante acaba con toda la energía que tenías disponible para desarrollar tus proyectos con éxito, elevándote hasta los estándares de calidad que persiguen otras personas, en lugar de basarte en los propios. 
  • Baja autoestima: la falta confianza en uno mismo, es uno de los principales desencadenantes de sensaciones vinculadas al síndrome del impostor y se caracteriza por una inseguridad constante acerca de quién eres como persona o en este caso, como profesional. 
  • Alta expectativas: cuando tienes el listón muy alto, es muy difícil valorar lo que tienes enfrente y lo que has sido capaz de alcanzar hasta el momento; sin embargo, ver solo la menta y no todo el proceso que hay que atravesar para llegar hasta ello, puede ser un motivo constante para sentir que no avanzas al ritmo que deseas y por ende, no eres digno de recibir méritos por tus acciones. 
  • Altas dosis de perfeccionismo y auto-exigencias: a veces la sobredemanda solo viene de uno mismo, en especial cuando comienzas a autoexigirte un número de objetivos que te es imposible abarcar, al punto de sentir que “no das la talla” en ninguno de éstos. 

Consejos para evitarlo o controlarlo 

El síndrome del impostor, por más que pueda percibirse como frustrante e inagotable, no viene con un sello de “para siempre”, existen técnicas que abren la posibilidad de superarlo, evitarlo, o controlar sus consecuencias. 

A continuación conocerás algunos consejos y herramientas para lidiar con el síndrome del impostor y evitar sus consecuencias básicas en tu vida:

Comienza a aceptar los cumplidos

¿A quién no le ha pasado que alguien le dice un cumplido y en lugar de sonreír y dar las gracias solo ofrece una excusa? 

“Es que alguien más me ayudó a hacerlo”, “Ah, yo siento que no quedó tan bueno”, “Pude hacerlo mejor”, etc… Esto puede darse desde el elogio que has recibido por preparar el desayuno, hasta la entrega de tu trabajo más reciente. 

Para romper con este patrón, no hay ninguna fórmula secreta, aunque sabemos que al principio cuesta, por ello la solución más práctica no es preparar un discurso de gracias para dar la sensación de que sí eres digno o digna de recibir el cumplido, sino simplemente eso: limitarte a agradecer, sin excusas, sin vergüenza, sin objeciones. 

Haz una lista de tus debilidades y tus fortalezas

Luchar contra el síndrome del impostor no significa intentar convencerte de que no tienes defectos, sino de aceptarlos a la vez que valoras tu lado más positivo. 

Para lograrlo, puedes apoyarte en una lista de autoevaluación, un recurso de autoconocimiento en el cual reconoces las cosas que se te dan bien con el objetivo de aprovecharlas y potenciarlas. También las cosas que no se te dan tan bien, para aprender a vivir con ellas o buscar soluciones sanas para mejorar. 

Rompe la barrera del perfeccionismo 

Muchas veces el perfeccionismo es visto como una virtud, cuando en realidad es una pieza del ego encargada de buscarle un defecto a todo lo que haces, llenandote de miedo al fracaso y una sensación de que no estás avanzado como se debería. 

Si quieres decir adiós al síndrome del impostor, empieza por ser más permisivo con tu trabajo, tomándote la libertad de, en algunas ocasiones, cometer errores y aprender de ellos, aceptando que no existe un solo camino para hacer las cosas o una única expectativa a la cual ajustarse. 

Identifica tus pensamientos negativos más frecuentes

El síndrome del impostor hace que vayamos por la vida con una rueda de pensamientos negativos volando por la mente en piloto automático, pero… ¿qué pasa si apagas el botón de automático y abres un espacio para detenerte a identificar y controlar la dirección que toma aquello que más surge en tu cabeza?

Cuando identificas tus principales barreras, puedes encontrar mejores herramientas para romperlas, ya que el simple acto de “tomar consciencia” acerca de lo que está martillando tu mente, ya es un puente para dirigir tu energía hacia formas de vencerlo. 

Háblate a ti mismo como le hablarías a un amigo/a

¿Le dirías a un amigo que es un fracasado, que no avanza en sus proyectos o que no merece la posición que tiene?

Cuando experimentas el síndrome del impostor, lo más recomendable es ser amable contigo mismo a pesar de las circunstancias, haciéndote ver el lado positivo de lo que está ante ti y mostrarte agradecido por todo el proceso que has atravesado para llegar hasta allí. 

Aparta las comparaciones de tu vida

Hoy en día, con el auge de las redes sociales, parece que cada vez es más fácil compararse con la versión de la vida que otros nos muestran, donde parece que todo el mundo ya tiene la existencia perfecta, las metas cumplidas, la mejor pareja, el mejor coche, el mejor trabajo, la mejor formación, los mejores hobbies,  etc… 

Toda esta sobre-estimulación, facilita que caigamos en las comparaciones innecesarias, en el miedo de no encajar o que nuestros logros no están a la altura de los de otros, y por lo tanto, no merecen ser valorados. 

Si desconectas por un momento de las comparaciones y aprendes a construir tu vida y tu trabajo con lo que nace de ti, y no con lo que otros muestran que nace de ellos,  te sentirás más libre y pleno. 

Conclusión 

Como verás, las sensaciones asociadas al síndrome del impostor, son cosas que todos hemos llegado a experimentar, como mínimo, una vez en la vida, al punto de que estudios científicos de The impostor phenomenon, afirman cómo el 70% de la población ha sufrido el síndrome del impostor en algún punto

Ante este escenario, no queda más hacer un llamado a la introspección, al acercamiento hacia la reflexión con uno mismo para identificar esos pequeños puntos débiles, patrones de pensamiento adquirido y comportamiento automáticos que impiden que veas el valor de tu trabajo y esfuerzo desde la perspectiva que se merece. 

¿Y tú? ¿Has experimentado el síndrome del impostor? ¿Cómo has logrado lidiar con ello? ¡Déjanos tu experiencia en los comentarios y demuéstrale a los demás que no están solos! 

4 comentarios en “Síndrome del impostor: ¿Qué es y cómo vencerlo?”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)