Compartir
Soy asistente virtual y trabajo desde mi casa en remoto

¿Alguna vez has pensado en cambiar de trabajo o buscar un empleo que te permita trabajar desde casa y poder disfrutar de tus hijos? Hoy día, gracias a internet y las nuevas tecnologías, el auge del teletrabajo, y las nuevas profesiones digitales, hay muchas opciones para que esto ya no sea sólo una utopía.

Hoy traemos una invitada especial, Silvy Quevedo, una persona que se ha reinventado para trabajar como asistente virtual desde su casa y poder disfrutar de sus hijos.

Una experiencia inspiradora para las personas que desean trabajar por el mundo. Silvy es de Venezuela y actualmente trabaja desde España, lugar donde reside actualmente.

Te dejamos con ella.

Mi nombre es Silvy Quevedo y tengo 46 años y dos preciosos geniecillos de 13 y 14 años.

Soy asistente Virtual y trabajo desde casa

¿Que por qué te cuento quién soy?

Pues porque si nos hemos encontrado en este espacio es porque la vida te ha traído hasta aquí para contarte mi historia. Una historia que quiero contarle a todo el que pueda para ayudarle a encontrar ese punto en el que tu profesión y tu vida familiar confluyen y fluyen, nunca mejor dicho, libremente de forma cristalina. Sin prisa pero sin pausa.

¿Echamos un poco la vista atrás?

Vine a España en 2007 desde Venezuela buscando formarme en un Máster en Museografía, pues había terminado mis estudios de Ingeniería en Diseño Industrial y contaba con experiencia trabajando pero había algo dentro de mí que siempre me pedía más por lo que asumí el riesgo y la aventura, no sin un cúmulo de temores, de venirme a España en busca de ese algo que le faltaba a mi vida.

Recuerdo perfectamente el día que llegué a Madrid, un 19 de Septiembre, con dos niños, uno de ocho meses y otro de año y medio a mi vera, llena de dudas pero ilusionada por lo que había venido a hacer y el futuro que podría darle a mis hijos en este país.

Al terminar el máster tuve la grandísima suerte de quedarme trabajando en un estudio de arquitectura en Madrid y conseguí sentirme muy bien con mi trabajo y con mi vida personal pero al llegar la crisis las cosas volvieron a cambiar y me quedé sin trabajo.

Me mudé de ciudad y comenzó de nuevo el reto de conseguir estabilidad con un trabajo por cuenta ajena.

Curiosamente esa estabilidad que tanto ansiaba chocaba profundamente con mis deseos de cuidar a mis hijos, de conciliar mi vida familiar y laboral y en definitiva de disfrutar de ellos, de sus actividades escolares, festivales, y excursiones sin tener que prescindir de ello o vérmelas y deseármelas para pedir permisos en mi trabajo.

Hasta aquí mi pequeña historia, ¿Te suena de algo?

Es posible que a estas altura estés pensando que a ti te pasa lo mismo. Si es así sigue leyendo que tengo la mejor parte que contarte.

Cuando la Asistencia Virtual lo cambió todo

Estando en un trabajo bastante cómodo, dirigiendo una delegación de una contratista de Gas Natural los días se iban pasando sin mayores sobresaltos aunque con la misma dificultad para conciliar mi vida personal y profesional pero dentro de mí se iba gestando una guerra sin cuartel. Aquella sensación de “me falta algo más” fue creciendo en mi interior hasta agotarme del todo comenzando a sentirme enjaulada en mi propia vida.

Un día decidí comentarle a mi hermana mi insatisfacción y comencé a contarle mil ideas que salían a borbotones de mi cabeza pero inconexas del todo. Le contaba que quería  irme del trabajo, que aunque sonara a locura yo no podía seguir porque mientras me asfixiaba, mis hijos crecían y yo me estaba perdiendo las mejores partes de sus procesos.

Y así fué como un día mi hermana me mostró una página web, Colaboración Knowmada y me preguntó: ¿Es esto lo que me quieres decir? Y no veas mi sorpresa cuando iba leyendo la página de Colaboración Knowmada.

Cada línea, cada frase, reflejaba exactamente lo que quería. Una profesión deslocalizada, capaz de conciliar mi vida familiar y profesional al 100%, la posibilidad de aprender una cantidad de herramientas técnicas pero sobre todo con un trabajo de autoconocimiento y autocuidado que en ese momento no parecía tener mucho sentido pero que una vez comencé el curso de Asistente Virtual en la escuela de Colaboración Knowmada cobró todo el sentido del mundo.

¿Cómo vas? ¿Me sigues?

Comencé a estudiar Asistencia Virtual en agosto del 2018 aunque aún no me había retirado de mi trabajo. Tengo que decir que descubrí un mundo paralelo. Esa sensación de vacío iba desapareciendo en la medida en la que iba trabajando en mi misma, aprendiendo a reconocer mis temores, mis inseguridades y bloqueos, haciendo un viaje introspectivo profundo que me permitió sacar mis fortalezas y mis potencialidades a relucir y a ser consciente de ellas.

Y así habiendo trabajado en mi interior, me enfoqué en las herramientas técnicas de la Asistencia virtual aprendiendo y absorbiendo cada día una cantidad de conocimientos al tiempo que me adentraba en una comunidad que no tiene precio, una tribu que no cambio hoy día por nada.

Si hay una escuela ideal para reinventarte, ésa es Colaboración Knowmada, y una profesión que dará mucho de qué hablar en Europa, la Asistencia Virtual.

¿Que cómo me va hoy?

Gracias a la Asistencia virtual hoy, menos de un año después puedo decir que trabajo de forma deslocalizada, con la flexibilidad que me permite tener un horario que yo misma me puedo gestionar para disfrutar de mis hijos y ayudarlos en el momento que lo requieren.

He tomado mis fortalezas y las he aprendido a aplicar en mi trabajo como Asistente Virtual.

Me he especializado en Gestión de proyectos, productividad y documentación de procesos y ¡ME ENCANTA!

Hoy por hoy tengo mi agenda llena, trabajo 40 horas a la semana en 4 proyectos alucinantes, todos de temáticas diferentes que van desde el desarrollo personal, pasando por Social Media, construcción y desarrolladores de aplicaciones Android.

He adquirido una experiencia bárbara y sobre todo disfruto cada día de mi trabajo, de mis hijos y me siento muy orgullosa de mi misma por vencer miedos, salir de mi zona de confort y arriesgarme a conseguir llenar ese vacío dentro de mí.

¿Qué te parece?

La Asistencia Virtual ha sido un antes y un después en mi vida, el punto de inflexión que me ha permitido ir a por mi sueño y conseguirlo.

Y tú puedes hacer lo mismo.

Te invito a que tomes las riendas de tu vida y decidas ir a por lo que quieres.

Si tuviese que darte un consejo, te diría que cada día que des un paso adelante, en vez de mirar lo que te falta por recorrer, mires hacia atrás y veas todo lo que has recorrido.

Me ha encantado escribir estas palabras.

Un abrazo.

Silvy.

¿Quieres conocer más sobre la Asistencia Virtual?

Si estás interesado en conocer más a fondo qué puede ofrecerte la Escuela Knowmada para trabajar como Asistente Virtual desde casa o como nómada digital viajando por el mundo, ahora mismo hay disponibles varias opciones, puedes conocer más sobre este programa aquí.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.