Compartir

Hola, mi nombre es Germán López, soy de México y esta es la historia de mi aventura en Canadá.

Cuando a mediados de 2017 estaba viviendo en Sydney (Australia)​, me planteé la posibilidad de vivir en Canadá por varias razones.

Ya estaba inmerso en el estilo de vida del primer mundo​ y orgulloso de haber vencido los retos que suponían para mí vivir en un país totalmente desarrollado y que se encontraba tan lejos de mi familia y amigos.

Vancouver y Toronto, como es sabido, se encuentran en el top 10 de mejores ciudades​ en las que vivir del mundo.

Mi hermano, que había vivido en Vancouver durante un año, así como varios conocidos que habían visitado la ciudad, me comentaban maravillas del lugar​ y que era, en muchos aspectos, similar a Australia.

Es un país en el que se puede estudiar y trabajar legalmente​.

Vancouver se ubica más cerca de México, mi país de origen, por lo que podría ver a mi familia con más frecuencia.

Uno de los cursos que ofrecían llamó bastante mi atención. Actualmente aún lo estoy cursando y puedo decir que es exactamente lo que estaba buscando.

Antes de llegar a Vancouver

Vivir y trabajar en Canadá VancouverDespués de unas fantásticas Navidades con mi familia, lleno de energía y motivación tras tanto tiempo sin verlos, me puse a planificar mi viaje.

Tenía dos cosas claras: el lugar escogido sería Vancouver y no me iría con el visado de turista, ya que no permite trabajar. En cambio estudiar en Canadá te permite obtener el visado de estudiante el cual facilita el trabajar de forma legal.

Mi intención era formar parte de una comunidad, sintiéndome integrado en el día
a día de la ciudad y, por supuesto, vivir la experiencia al completo. Gracias a ella
podría:

  • Estudiar para labrarme un mejor futuro​ mientras vivía una experiencia única y conocía a mucha gente.
  • Tener el SIN​ (Social Insourance Number), o Número de la Seguridad Social, que te permite trabajar de forma legal en Canadá y, en definitiva, vivir como un ciudadano más en la sociedad canadiense.
  • Trabajar legalmente 20 horas a la semana​, lo cual me permitiría vivir sin preocupaciones; ahorrar y pagar mis gastos.

La agencia GrowPro Experience me ayudó a encontrar el curso que buscaba, preparar todo el papeleo y tramitar el visado de estudiante.

Llegada a Vancouver

El 7 de enero de 2018 llegué a Phoenix (Arizona), puesto que volar desde EE.UU. es más barato, y yo tenía la facilidad de viajar hasta allí. Después hice escala durante un corto periodo de tiempo en Seattle, y finalmente llegué a mi esperado destino. ¡Por fin estaba en Vancouver!

Hay muchas cosas que ver en Vancouver, pero lo más asombroso de esta ciudad (y de Canadá en general) es que mires donde mires encontrarás lugares naturales que ofrecen vistas realmente maravillosas​. Es la tierra de los grandes paisajes por excelencia, hogar de enormes lagos, colosales montañas y cascadas gigantes. No en vano la bandera de Canadá hace un guiño con su hoja simbólica a la inmensidad de sus bosques. Así que, si eres de los que aman la Naturaleza, Canadá es un país que debes visitar.

Vida del estudiante en Canadá

vivir y trabajar en Canadá Vancouver estudiar

Actualmente estoy cursando un Diploma en Innovation and Entrepreneurship​ que me apasiona y me ayuda a seguir formándome en el área que realmente me interesa. El material del curso es genial y los estudiantes somos de distintos países, por lo que tienes la posibilidad de practicar inglés todo el tiempo.

Los docentes son experimentados y conocen su materia a la perfección, pero lo más importante es que saben transmitir esos conocimientos. Asisto a clase con mucha motivación y con una emoción que hacía bastante que no experimentaba.

Lo bueno de estudiar en el país es que te permite conocer a mucha gente, formar una comunidad y te abre muchas puertas, especialmente laborales.

Trabajo en Canadá

Ya estudiando y con la posibilidad de trabajar legalmente en Canadá, mi siguiente objetivo fue encontrar trabajo ​para hacer frente a los gastos de renta, comida, transporte, gimnasio, teléfono móvil, ocio, etc. Pero tenía la suerte de haber pasado por esa experiencia antes, durante mi estancia en Sydney, y si hay algo que aprendí de ella es que no importa por dónde empieces, ¡solo necesitas empezar!

A partir de mis vivencias, siempre recomiendo recurrir primero a hispanohablantes. En mi caso, presentarme ante latinoamericanos siempre ha sido mi mejor opción, ya que ellos podían empatizar más conmigo al haber pasado en su momento por mi misma situación. Y fui muy afortunado: ¡en menos de una semana ya tenía trabajo!

Para mí fue muy enriquecedor construir en este entorno una familia especial; atravesar un camino por el que otras personas estaban pasando y en el que nos apoyábamos mutuamente; crear un nuevo círculo social, como había hecho en mi curso; y poder sentir cerca mi cultura, aun desde tan lejos.

Todo esto me llevó hasta un trabajo en un restaurante ubicado cerca del Aeropuerto de Vancouver. Los sueldos en Canadá son altos y el entorno de trabajo es ideal. En hostelería es relativamente fácil encontrar trabajo, sólo tienes que ser abierto y tener ganas de trabajar.

Apoyando en un Voluntariado en Canadá: Latincouver

En Canadá se tiene muy en cuenta realizar un voluntario como forma de devolver algo a la comunidad que tanto te está proporcionando. Los beneficios son múltiples:

  • Ganas experiencia en una organización canadiense y a su vez mejoras tu CV.
  • Creas otro círculo social, al igual que en el curso y en el trabajo, ampliando con ello tu red de Networking​.
  • Al invertir tu tiempo y esfuerzo en una buena causa al final del día la satisfacción es enorme.

Vivir y trabajar en Canadá. Mi experiencia

En mi caso, de nuevo toqué a las puertas de una organización latina llamada Latincouver​, donde tengo la suerte de trabajar actualmente como Event Planner junto a gente maravillosa de la que siempre tengo cosas que aprender. Y justo fui afortunado de llegar cuando la oficina se estaba desplazando de North Vancouver (al norte de la ciudad) hacia Dowtown, en Gastwon, una zona espectacular que se encuentra cerca de todo.

Ahora es tu turno ¿Quieres vivir la misma experiencia en Canadá?

Para terminar, ¡quiero animarte a que tú también hagas la maleta y te atrevas a vivir esta experiencia! Da el salto y aprende, mejora, explora, vive y desarróllate como ser humano. Esta puede ser la gran aventura de tu vida. Cuando regreses a tu país serás una persona completamente nueva, con más experiencia, más desenvuelta y autónoma y con una visión más enriquecida y global del mundo. Lo recomiendo al 100%.

Si desconoces por dónde empezar, te recomiendo que revises las opciones que te da la agencia con la que lo hice yo. No cobran por sus servicios así que te va a costar lo mismo que si lo hicieras por tu cuenta.

¡Nos vemos en Canadá!

Compartir