Compartir

Si hay trabajos que han visto como la evolución tecnológica de los últimos años les ha beneficiado y abierto un mundo de posibilidades, sin duda alguna uno de ellos debe ser trabajar como traductor.

Internet y la hiper conectividad han hecho que esta profesión cuente con muchas más oportunidades laborales, sobre todo por el simple hecho de que la misma accesibilidad, los diversos canales de información y la exposición a un mercado potencial hacen que las posibilidades se multipliquen.

A grandes rasgos, podemos decir que hay dos formar de ganarse la vida como traductor:

  • Traductor autónomo: por un lado el trabajo como freelance permite una gran flexibilidad y movilidad, así como el hecho de poder gestionar nuestra propia carga de trabajo.
  • Traductor para una empresa u organización: aquí encontramos una gran ventaja, la seguridad y estabilidad de la que puede carecer un autónomo.

Ambas opciones cuentan con una serie de ventajas e inconvenientes, ambas son compatibles entre sí, pero sea cual sea vuestro caso, aquí os dejamos una serie de consejos para comenzar a trabajar como traductor.

Consejos para trabajar como Traductor

Registrate en portales especializados

Siempre es conveniente que nos registremos en los diferentes portales y redes especializadas, esto nos aporta sobre todo visibilidad. Una forma de mostrar tanto nuestras capacidades y disponibilidad como de llegar de una forma eficiente a las ofertas que más nos puedan interesar.

Entre estos podemos destacar las siguientes redes profesionales:

  • LinkdIn – una de las redes sociales más populares y gratuita
  • Xing – similar a la anterior aunque de uso algo menos extendido
  • Viadeo – la que podríamos decir es la tercera en discordia
  • Proz – la mayor comunidad de traductores del mundo, trabajan con el BlueBoard
  • TranslatorsCafe – similar al anterior aunque más especializado en la traducción
  • Ediciona – portal para los profesionales del sector editorial
  • Traductores autónomos – en este caso, es más bien un directorio de profesionales

En cuanto a las comunidades virtuales podemos destacar:

  • Langmates – red social para traductores, está enfocada al inglés
  • Tools4Translation – en esta se comparte sobre todo información, algo también muy útil

Qué servicio ofreces

Es muy importante que tengamos claro a qué sector nos queremos dirigir, no es lo mismo centrarse en clientes o agencias nacionales que internacionales. Esto nos permitirá crear un perfil de cara al sector y establecernos unos estándares y patrones, en este caso, centrarse en un público objetivo lo más definido posible incrementará nuestras posibilidades. [Cursos de Traducción]

Contando con un perfil que resalte las aptitudes más demandadas por un sector específico, nuestras posibilidades de conseguir un trabajo como traductor crecerán exponencialmente.

Trato personal

Ser un buen profesional en este campo es tan importante como no crear modelos genéricos para contactar con las empresas o clientes potenciales, esta puede ser la diferencia entre que nos escojan a nosotros o a otro candidato.

Es importante saber qué método prefiere cada cliente o empresa para remitirle el CV, si sabemos cual es la persona de contacto, mejor que mejor.

Estar localizable

Este es otro punto determinante, no podemos perder un trabajo por no responder con presura a cualquier cliente potencial. Si no respondemos pronto, es muy posible que llamen al siguiente de su lista.

Por tanto, muy atentos al teléfono, los mails, las redes sociales,… algo que realmente podemos hacer gracias a las posibilidades que ofrecen los smartphones.

Saber decir no

Es muy importante tener claro que para quien realicemos un trabajo ha de ser solvente, este aspecto es más importante de lo que puede parecer, más hoy en día. No podemos permitirnos perder otro cliente por trabajar con uno que finalmente no nos va a pagar, nadie quiere perder su tiempo y, menos aún, un ingreso con el que de alguna forma ya contábamos.

Informarnos de para quién vamos a realizar el trabajo nos ayuda a esto pero también a conocer mejor el perfil de nuestro cliente, pues en ocasiones esto va a determinar el tipo de relación que mantengamos con ellos.

Ser constante

En este, al igual que en otros trabajos, no podemos caer en la negatividad o desesperación si al principio no conseguimos clientes tan rápido como esperábamos. Es algo habitual, sobre todo en los inicios, que los trabajos vayan llegando poco a poco.

El trabajo como traductor freelance es una gran carrera de fondo, no os preocupéis, siendo buenos profesionales llegará el momento en el que tengáis que rechazar alguna propuesta por no tener tiempo.

Prolegómenos

Una vez que un cliente contacte con nosotros tan solo tendremos que seguir los pasos marcados, por lo general, solicitarán información detallada de nuestro perfil profesional, preguntarán por las tarifas que aplicamos y, en ocasiones, nos pedirán un prueba de traducción que no suele exceder las 400 palabras.

En ocasiones, si queremos trabajar para organizaciones como son las Naciones Unidas, es posible que incluso tengamos que pasar un examen de aptitudes y capacidades antes de dar el paso definitivo.

Debemos asumir estos pasos, son los habituales cuando es un cliente nuevo para nosotros y, quién sabe, puede que se convierte en una fuente habitual de trabajo y por tanto de ingresos.

Esperamos que esta guía os ayuda a descubrir las claves para trabajar como traductor, sea autónomo o por cuenta ajena. ¡Las oportunidades están ahí, solo tenéis que cogerlas!

También te puede interesar:

Fuente: Pixabay

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here