Compartir
Viajar por el mundo haciendo Housesitting

¿Te imaginas viajar por el mundo cuidando casas? Esta es la propuesta que nos traen invitados de hoy, Antonola y Matias, una pareja que lo dejó todo para viajar por el mundo y nos cuentan cómo hacerlo gracias al Housesitting.

Te dejo con ellos.

Somos Antonela (30), Lic.en Cs. Ambientales y Matias,(35) Abogado, de La Plata, Argentina. Llevamos 6 años de novios y 1 casados; nos cansamos de la rutina y dejamos todo para viajar por el mundo haciendo Housesitting y trabajando online.

Decisión que nos cambio la vida para siempre. Llevamos 37 Países recorridos juntos (Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, España, Francia, Inglaterra, Escocia, Bélgica, Países Bajos, Alemania, República Checa, Austria, Hungría, Turquía, Italia, Ciudad del Vaticano, Gales, Dinamarca, Suecia, Noruega, Letonia, Estonia, Finlandia, Rusia, Ucrania, Polonia, Eslovenia, Tailandia, Singapur, Malasia, India, Camboya, Vietnam, Filipinas, Indonesia, Australia… y mas de 100 ciudades.

Actualmente estamos en Australia y Nueva Zelanda será el proximo destino.

Siempre nos gusto viajar, pero lo hacíamos esporádicamente, como la mayoría. Esos viajes juntos nos sirvieron para saber cómo nos llevábamos estando tanto tiempo juntos, si realmente nos gustaba vivir viajando, cuales eran los gastos reales, qué modalidad de viaje queríamos hacer etc…

Así es que descubrimos como nos gusta viajar a nosotros… evitamos los aviones, tomamos mucho tren y bus, seleccionamos más la atracción turística que queremos visitar y nos concentramos mas en el día a día de la gente local y la cultura, buscamos alojamientos en los que podamos cocinarnos como hostel, airbnb, o housesitting, este ultimo sistema fue el que nos permitió decidimos definitivamente a vivir viajando.

➤➤ Aquí tienes 25€ para alojarte con Airbnb

Después de haber vuelto de un viaje de 70 días por Europa, estábamos más convencidos de que dar la vuelta al mundo era lo que queríamos, pero los números no nos cerraban. Si bien podíamos generar ingresos estando en viaje, ya que, aparte de nuestro trabajo en relación de dependencia teníamos una consultora ambiental propia (www.ambientevitrubio.com), no sabíamos en principio, si los ingresos serían suficientes, debiendo reducir costos, especialmente los de alojamiento que siempre es lo más costoso.

Buscando y buscando en la web, leyendo sitios de muchísimos países, nos encontramos con este sistema de Housesitting, en el cual uno cuida la casa de una persona en su ausencia, como así también de sus animales, a cambio de vivir allí por el tiempo que el dueño este ausente (generalmente por vacaciones, viajes de negocios.).

Este sistema tiene varias plataformas existentes en la red y todas funcionan de manera similar. Para acceder hay que pagar una membresía en dólares anual, cargar tu perfil, así como el dueño de casa publicará el suyo con sus fechas de viaje, requisitos y pretenciones.

Seguimos de paseo por Siem Reap y no dejamos de admirar esta joya arqueológica. . Hoy también la recorrimos en bici, fue nuestro segundo día, de un pase de tres días que compramos para visitar el complejo. . No se pierdan las fotos del templo por dentro en las stories. . ? Nota: Mientras escribimos esta publicación, nos estamos comiendo en mejor «Amok» de Camboya!!!! Es una comida típica de aquí, similar a un guiso de verduras con alguna carne( pescado, pollo, res), arroz, especias de aquí y leche de coco…exquisitoooo !!! Y el más caro sale 4 dólares.? Creemos que probar la comida típica de cada lugar, sus sabores, aromas, profundiza el contacto con esa cultura un poco más…y la verdad nos encanta! #juntosporahi #camboya #siemreap #cambodia #angkorwat . . . . . . . . . #travel #travelling #vacation #visiting #traveler #instatravel #instago #wanderlust #trip #holiday #lifeofadventure #doyoutravel #tourism #tourist #instapassport #instatraveling #mytravelgram #travelgram #travelingram #igtravel #instalife #ig_worldphoto #lovelife #traveling #travelblog #instago

Una publicación compartida de JUNTOS POR AHÍ (@juntosporahi) el

Existen muchísimas opciones o condiciones, ya sea de duración, pueden ser de pocos días o hasta meses, con un gato solo, o con dos gatos dos perros y cuatro caballos, con o sin auto (sí, algunos te dejan el auto), casa, departamento, granja, en la montaña, en la playa o una ciudad capital.

A partir de ahí postularse y esperar que el dueño de casa lo seleccione, lo que no es fácil ya que existen muchos postulantes y todos tienen sus cosas buenas.

Luego de la estadía tanto el dueño de casa como los cuidadores se califican mutuamente, esto es muy importante ya que cuantas más y mejores calificaciones tiene uno, tendrá muchas más posibilidades de ser elegido en posteriores casas.

Por suerte la gente joven es muy requerida (hay pocos), ya que en su mayoría son personas mayores que se han retirado y pueden contar con una jubilación para sustentarse los gastos de transporte y comida.

Los días que tenemos entre sitting y sitting aprovechamos para visitar sitios de nuestro interés, ya que como dije, el lugar donde está la casa a cuidar no siempre se encuentra en una ciudad de las más turísticas, y los periodos en los que estamos en el homesitter los utilizamos para estudiar, trabajar como nómadas digitales y sobre todo para sentirse como en casa, ya que el ritmo es distinto a cuando uno está de turista 5 días en una capital.

Este es un sistema que es poco conocido en centro y Sudamérica pero muy utilizado en países como Nueva Zelanda, Australia, Canada, Inglaterra, Francia y en el resto de Europa va creciendo sustancialmente.

En nuestro Instagram, hablamos muchos mas sobre este sistema, por lo que podrán encontrar información, vídeos y hasta descuentos.

En un principio nuestra idea era solo recorrer, Reino Unido y Europa, pero las cosas se fueron dando de forma positiva, fuimos ampliando los objetivos y hoy estamos cerca de haber dado la vuelta al mundo en poco mas de un año y medio.

En este tiempo visitamos amigos en España, escuchamos buena música en Liverpool, recorremos castillos en Gales, caminamos por Edimburgo, cuidamos caballos en Dinamarca, tomamos unos mates en Estocolmo, navegamos las costas de Noruega, comimos hongos en Ámsterdam, bicicleteamos por Bélgica, conocimos Estonia y Letonia, que para ser sincero no sabíamos ni donde quedaban, nos tomamos un fernet en Finlandia, nos peleamos con ruso en Rusia, quedamos varados en Ucrania sin poder entrar en Bielorrusia, lloramos con la historia de Polonia, comimos la comida mas fea del mundo en Eslovaquia (el halusky), anduvimos en moto bajo un monzón en Tailandia, vivimos en una casa de 14 millones de dólares en Singapur, nadamos de noche en una piscina infinita en el piso 23 en Kuala Lumpur, vimos cremar a una persona en India, tuvimos el mejor amanecer del mundo en Angkor wat, Camboya, recorrimos cuevas increíbles en Vietnam, nadamos en las aguas mas cristalinas del mundo en Filipinas, pasamos horas mirando las terrazas de arroz en Indonesia, y ahora veremos que nos depara Oceanía, sin dudas haciendo de este poco mas de un año, uno de los mas felices de nuestra vida.

Ahora a seguir la ruta para cumplir este sueño de darle la vuelta al mundo, queda mucho viaje, mucho camino por andar, mucha vida por vivir…!!!

En noviembre seguramente volvamos a visitar a la familia y en 2019 proyectamos conocer más países de Europa y hasta quizás comenzar a descubrir el continente Africano, ojalá podamos cumplirlo; si lo desean pueden acompañarnos a través de Instagram @juntosporahi.

Como siempre decimos, no es fácil, no es para todos, hasta quizás no les guste, pero si tu sueño al igual que el nuestro es viajar, deben saber que se puede, tienen que encontrar su forma, su estilo, y como todo en la vida esforzarte para cumplirlo.

Buen Camino.

Anto y Mati.

Compartir