fbpx

Cómo superar el miedo al fracaso

Si a menudo te preguntas cómo superar el miedo fracaso o sientes temor a cometer errores que te restan más energía que la voluntad para trabajar en aprender de los fallos, a continuación vamos a compartir contigo algunas estrategias para dejar de lado el miedo al fracaso y comenzar a actuar fuera de tu zona de confort. 

Tal vez tengas alguna idea de emprendimiento de negocios que te de miedo sacar a la luz por que creas que no va a funcionar. Tal vez tengas un proyecto de vida ambicioso, pero te aterra lo que otros piensen, o quizás, has pensado más de una vez cambiar de trabajo y seguir tus pasiones, pero te paraliza el temor a quedarte sin estabilidad. 

Sea cual sea tu situación personal, la mayoría de estas sensaciones tienen su raíz en el miedo a fracasar, a “quedar mal” ante los ojos de otros y a cometer errores que puedan “manchar” el camino irremediablemente. 

¡Nada más falso que la idea de que el fracaso es eterno!

La realidad es que el miedo al fracaso tiene cura, medicina y en el mejor de los casos, hasta puedes usarlo a tu favor. 

Aquí vas a descubrir qué significa el miedo al fracaso, cómo se manifiesta, cuál es la importancia de trabajar en éste y qué estrategias prácticas puedes aplicar para decirle adiós a ese temor que te frena de alcanzar logros importantes en tu vida. 

Qué significa tener miedo al fracaso

El miedo al fracaso es el temor excesivo a que los resultados de nuestras ideas, proyectos, metas y acciones en general, sufran fallos en el proceso que a su vez, no les permitan ajustarse a nuestras expectativas o al ideal que hemos construido sobre tener éxito. 

Al tener miedo al fracaso, el sujeto experimenta de forma consciente o inconsciente, una anticipación exagerada a todos los escenarios negativos que puede desencadenar el emprender una acción o tomar decisión, por ello la mayor parte del tiempo una persona con miedo al fracaso opta por paralizarse debido al temor a sus visiones catastróficas y la idea de que cometer errores le hará daño.

¿Cómo se manifiesta el miedo al fracaso?

El miedo al fracaso puede expresarse de diferentes formas, no obstante, algunas de las señales más comunes de que una persona está obstaculizando su camino por el miedo son: 

Perfeccionismo excesivo 

El empeño exagerado en que los resultados deben ser perfectos, precisos e impecables, también puede ser una consecuencia del miedo a cometer errores y encarar que las cosas no siempre salen como esperas.

Buscar resultados perfectos, te retrasa a la hora de tomar acción. 

Creencias limitantes 

Las creencias limitantes son percepciones de la realidad que se encuentran muy arraigadas en los pensamientos, al punto de que la persona que los experimenta, da por hecho que no se pueden modificar. 

El miedo al fracaso puede estar lleno de creencias limitantes como “No soy bueno o suficiente en lo que hago”, “Alguien más me juzgará”, “No tengo las herramientas para realizar aquello que quiero” o “No puedo lograr lo que me propongo”. 

Sin embargo, las creencias limitantes suelen tener casi siempre una raíz en el miedo al fracaso y pensar que las cosas son “blanco” o “negro”. 

Procrastinación 

El miedo al fracaso muchas veces puede llevar a conductas excesivas de evasión con el poder de sabotear todas tus metas y planes de acercarte a tus logros. Una de estas formas de evasión es sin lugar a dudas, la procrastinación. 

👉 10 Consejos para dejar de procrastinar (lectura recomendable)

La procrastinación es el acto de posponer aquellas tareas que es importante realizar, refugiándote en tareas más placenteras,  que no conllevan casi ningún esfuerzo y por ende, no te dan margen para cometer muchos errores (por ejemplo, ver una película, pasar mucho tiempo en redes sociales, quedar con amigos, jugar a videojuegos, etc…). 

Al final del día, aunque no hay nada malo con el ocio y todos necesitamos espacios para disfrutar placeres y desconectar, cuando estas actividades se vuelven instrumentos para evadir tus responsabilidades, son distracciones en el camino de cumplir tus objetivos. 

Aunque muchas personas piensan que la procrastinación solo es un mal hábito que nace de problemas para gestionar el tiempo y las prioridades, muchas veces esta práctica tiene su raíz en algo mucho más profundo, como por ejemplo, el evitar hacer las cosas por miedo a que los resultados no se ajusten a tus expectativas. 

Parálisis por análisis 

Cuando tienes una idea, meta o plan que no terminas de ejecutar, sino que en su lugar, pasas más tiempo dentro de tu cabeza analizando todos los aspectos que giran a su alrededor, entonces se dice que estás en una situación de parálisis por análisis y posiblemente, tienes mucho miedo de cometer errores. 

Ansiedad 

El miedo a cometer errores se puede transformar en ansiedad y una carga de presión constante por llegar a los mejores resultados que irónicamente, solo ocasionan que tus miedos se agranden y no puedas pensar con claridad al momento de trabajar en tus objetivos. 

Baja autoestima 

Por lo general, las personas con un problema serio de miedo al fracaso manifiestan la situación demostrando que no pueden ver sus fortalezas y autoaceptar todas las maravillosas capacidades que pueden ofrecer al mundo.

Todo lo contrario: se concentran en sus defectos y subestiman su potencial de acertar. 

Bloqueo creativo

Entre creencias limitantes, búsqueda excesiva de la perfección y sobreanálisis de cada pequeña parte del proceso, muchas veces el miedo al fracaso termina por manifestarse en un bloqueo creativo en donde la persona se siente “en blanco”, no es capaz de producir ninguna idea o resultado debido a todas las presiones que giran alrededor y el temor a “no ser suficiente” ante la idea de éxito. 

Poca constancia y dispersión 

En ocasiones, el miedo al fracaso no solo se manifiesta a través de la parálisis y la inacción, sino que puede expresarse en el exceso de acciones dispersas que no llevan a ningún sitio. 

Por ejemplo:

Puede que alguna vez hayas conocido a esa persona que siempre tiene muchas ideas y empieza una decena de proyectos que al final no finaliza, sino que prefiere saltar a otro objetivo en un corto periodo de tiempo, sin constancia sobre ninguno. Lo creas o no, esta es otra forma en la cual el miedo al fracaso sale a la luz. 

8 consejos para superar el miedo al fracaso 💡

La buena noticia es que superar el miedo al fracaso es totalmente posible y a continuación veremos algunas recomendaciones para finalmente romper con el miedo a cometer errores o usarlo a tu favor. 

Identifica de dónde viene y cómo se manifiesta

Cada persona está expuesta a situaciones personales únicas y particulares, por ende, no es posible afirmar que el miedo al fracaso parte de la misma raíz. Incluso aunque puedas ubicar patrones muy similares con la situación de otras personas, lo mejor es analizar tu caso personal sin compararte demasiado. 

Identifica de dónde viene TU miedo al fracaso y qué comportamientos desencadena para poder formar un punto de vista de la situación más cercano y elegir las estrategias que realmente se ajustan a tu caso. 

Define qué es exactamente el éxito para ti 

Aunque la definición de éxito parece seguir un estándar en la sociedad y las referencias o expectativas sobre el éxito suelen ser heredadas de generación en generación, el éxito no deja de ser una decisión muy personal. 

Mientras que para algunas personas el éxito consiste en ganar mucho dinero, tener fama y estar en un trabajo con la agenda apretada, para otros, el éxito puede ser viajar por el mundo, emprender un pequeño negocio online o incluso trabajar menos y tener más tiempo para hobbies o estar con las personas que quieren. 

Cuando comprendes que el éxito no está definido por lo que otros piensan que es, sino por aquello que a ti te mueve y te hace feliz, se minimiza la presión constante de estar fracasando por no haber llegado al lugar o a la meta que otros impusieron.  

Controla tus expectativas (y elimina aquellas que no te pertenecen)

Tener las expectativas por el cielo suele ser una de las principales causas de decepción o frustración que te llevan a sentir miedo de fracasar. Al final del día, las expectativas son proyecciones mentales de cómo deberían ser los resultados ideales y exitosos, pero no son un indicativo de que todo sucederá de forma tan impecable como se ve en tu cabeza. 

Además, ten en cuenta que muchas de estas expectativas de éxito no te pertenecen, sino que parten de referencias ajenas, que otras personas han impuesto a su criterio de cómo debería lucir una vida exitosa. 

Tampoco se trata de “vivir sin expectativas” o pelearte completamente con éstas, pero si quieres actuar sin que tus expectativas sean un filtro que influya en tu miedo al fracaso, es importante identificarlas.

Observa cuáles expectativas son tuyas, cuáles son ajenas, elimina la carga de juicio que suelen traer y quédate sólo con aquellas expectativas realistas, que aportan motivación y te ayudan a avanzar hacia tus metas genuinas. 

Refuerza tu autoconfianza 

Muchas veces, el estrés o la ansiedad que genera el miedo al fracaso tienen su origen en una falta de confianza en uno mismo.

👉 A menudo, las personas con baja autoconfianza, pasan más tiempo pensando en sus debilidades y su potencial para cometer errores, que en sus fortalezas y el poder que tienen de probar cosas nuevas y aprender en el proceso de lograr sus metas. 

Al trabajar en mejorar la seguridad sobre tus capacidades, automáticamente estarás trabajando en tenerle menos miedo al fracaso y pasar a la acción. 

Rétate a fallar 

Aunque a nadie le gusta equivocarse, diversos estudios científicos coinciden en que cometer errores es en realidad, algo muy positivo a la hora de aumentar la autoconfianza cuando el miedo a fallar es lo que te paraliza. 

Si tienes una relación con el fracaso que está comenzando a afectar tu vida, además de buscar ayuda profesional, es importante que más que preocuparte por acumular muchos grandes aciertos, te des la libertad de experimentar pequeños logros, aceptando de antemano que los resultados no serán perfectos y es posible que en el camino cometas errores. 

En resumen: rétate a fallar, sal de la zona de confort y reserva siempre un proyecto en el cual te permitas trabajar relajado y sin grandes expectativas de éxito. 

Valora el aprendizaje que deja el proceso

Como se diría popularmente: “De los errores se aprende”, por lo que cuando finalmente comprendes que equivocarse una vez no es sinónimo de fracasar perpetuamente, comienzas a valorar el aprendizaje que dejan los fallos. 

Estos aprendizaje pueden ser el camino para mejorar la forma en la cual haces las cosas, ganar autoconocimiento, descubrir nuevas herramientas, aumentar la confianza en ti mismo, conocer los riesgos y limitaciones, etc… 

Recuerda:

El “fracaso” puede ser un gran maestro. 

Planifica metas simples, realistas y a corto plazo

Muchas veces, uno de los principales motores del miedo al fracaso es visualizar un proyecto, evento, decisión, problema, idea o meta en su máxima dimensión. Si te sueles abrumar por todo el procedimiento o la complejidad total que debes asumir para cumplir tus objetivos y tener éxito, es normal que desarrolles un temor excesivo por equivocarte. 

Sin embargo, todo es más ligero cuando divides los retos en fragmentos más pequeños, eres sincero y realista con cuáles son tus posibilidades y limitaciones, planificas a corto plazo y comienzas dando pequeños pasos antes que saltar completamente fuera de la zona de confort.

Con este método, poco a poco comenzarás a ganar la autoconfianza necesaria para continuar avanzando, aprendiendo y acercándote a tus metas con menos miedo. 

Establece un plan B

Si la presión por obtener resultados negativos te genera ansiedad, a veces la solución más efectiva es adelantarse a los acontecimientos desde una perspectiva realista, determinar cuáles son los riesgos y amenazas que puedan afectar tu proyecto y finalmente, idear un “plan B”. 

Este plan alternativo puede ayudarte a cumplir el mismo objetivo utilizando otros medios, te permitirá ser más flexible en tu proceso de alcanzar las cosas que quieres para tu autorrealización, y por supuesto, te ahorra mucha frustración al momento de encontrar en un escenario con potencial de fallar, porque al tener un “plan B”, trabajarás con mucho más seguridad y confianza. 

Conclusiones 

Como ves, el miedo al fracaso no tiene por qué convertirse en una condena, sino en una oportunidad de mirar los errores desde una perspectiva más flexible, sana y reflexiva, que te ayudará a romper esas cadenas que te impiden tomar acción o dar el paso en esas decisiones que conducen hacia tus objetivos. 

Estas son solo algunas recomendaciones para superar el miedo al fracaso; sin embargo, cada escenario es diferente, por ende, si consideras que tu situación personal ha sobrepasado los límites y requieres buscar ayuda, no dudes en acudir a un profesional experto que te oriente en el proceso de trabajar en tu autoconfianza y finalmente, alcanzar tus metas usando el miedo al fracaso como herramienta y no como un enemigo. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)

Permitir notificaciones    OK No thanks