fbpx

¿Está el mundo listo para una semana laboral de cuatro días?

La llegada de la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la flexibilidad y los beneficios en el lugar de trabajo. Desde entonces se están buscando nuevas formas de trabajo que se adapten a los nuevos tiempos. Esto ha llevado a que muchas empresas adopten el teletrabajo de manera permanente, pero también ha causado que se reaviven las conversaciones sobre sistemas de trabajo más flexibles como la semana laboral de cuatro días.

La idea es simple: los empleados trabajan cuatro días a la semana recibiendo el mismo salario y los mismos beneficios pero con la misma carga de trabajo.

La semana laboral tradicional de nueve a cinco y cinco días se remonta a 1914 donde Henry Ford propuso que su producción de automóviles cambiara de una rotación de seis días a una de cinco. La creación de sindicatos en el siglo XX ayudó a que este modelo se extendiera al resto del mundo y el descanso de dos días fuera la norma.

Todas las señales apuntan a una redefinición del trabajo y a que las empresas escuchen, aprendan y se adapten a lo que demandan los empleados.

Ventajas y desventajas de la semana laboral de cuatro días

Aclamado como el futuro de la productividad de los empleados, los defensores de la semana laboral de cuatro días aseguran que esta reporta numerosos beneficios, como:

  • Mayor flexibilidad en el trabajo y consiguiente equilibrio entre la vida laboral y personal.
  • Incremento de la productividad al mejorar la concentración de los trabajadores y apostar por un trabajo más independiente con menos reuniones.
  • Mayor satisfacción del trabajador y reducción del número de ausencias al reducir su agotamiento y estrés.
  • Mejora de las contrataciones al ayudar a atraer y retener profesionales con talento.
  • Reducción de costes del personal como el del transporte o el cuidado de niños, que facilitaría a muchos empleados a llegar a fin de mes.

Los que abogan por este sistema aseguran además el beneficio que aporta a la economía general de los países, ayudando a flexibilizar mercados laborales rígidos, a crear economías más dinámicas e incrementar las tasas de empleo que finalmente ayudarían a mantener las pensiones o financiar futuros recortes de impuestos.

Sin embargo, otros afirman que este modelo también trae ciertas desventajas. Para empezar, es un sistema que no se adapta a todos los sectores, como los servicios de emergencia, el transporte público, la atención médica o la logística, ya que estos requieren de una presencia los siete días de la semana.

Además, algunos empleados de estas industrias prefieren la estructura de una semana de cinco días donde son remunerados por trabajar horas extras o son contratados como personal adicional para cubrir el déficit de empleados. Por otro lado, empleados a tiempo completo trabajarán días muy largos si eligen condensar sus horas, y otros, como los trabajadores por turnos, simplemente no tendrán la opción de esa flexibilidad.

La semana laboral de cuatro días en el mundo

Sus desventajas no han impedido que numerosos países hayan puesto en marcha diversas pruebas piloto que pongan a prueba la semana laboral de cuatro días. Los sindicatos de todo el mundo están pidiendo a los gobiernos que la implementen, pero ¿qué países han adoptado la idea y cómo va hasta ahora?

Islandia

Islandia ha sido el país pionero realizando una prueba de cuatro días de semana laboral sin ningún recorte salarial proporcional entre 2015 y 2019, descubriendo que el bienestar de los trabajadores que participaron aumentó en términos de salud y equilibrio entre el trabajo y la vida personal. El estudio condujo a un cambio significativo en Islandia, donde casi el 90% de la población activa tiene horarios reducidos u otras adaptaciones.

Suecia

En Suecia, se probó una semana laboral de cuatro días con pago completo en 2015 con resultados mixtos. La propuesta era probar jornadas de seis horas en lugar de ocho horas sin pérdida de salario. Se observaron resultados positivos en la unidad de ortopedia de un hospital universitario, que cambió a 80 enfermeras y médicos a una jornada laboral de seis horas y contrató personal nuevo para compensar el tiempo perdido. El experimento también enfrentó muchas críticas y no se renovó. Sin embargo, algunas empresas, como Toyota, optaron por mantener jornadas reducidas para sus trabajadores.

Alemania

Alemania tiene una de las semanas laborales medias más cortas de Europa, donde la semana laboral promedio es de 34,2 horas. Sin embargo, los sindicatos están pidiendo más horas de trabajo reducidas. Aún está por verse si tal medida será implementada o discutida. Hasta ahora, son principalmente las empresas emergentes más pequeñas las que están experimentando con una semana laboral más corta.

Bélgica

En Bélgica, los empleados han obtenido recientemente el derecho a trabajar una semana completa de cuatro días sin pérdida de salario. Esto ha sido resultado de una prueba realizada en febrero de este año. Durante el mes de septiembre, el parlamento belga votó a favor del proyecto de ley «Deal pour l’emploi» para que este nuevo sistema se hiciera realidad.

Reino Unido

Reino Unido ha implantado un proyecto piloto basado en el modelo 100-80-100: el 100 % del salario durante el 80 % del tiempo, a cambio del compromiso de mantener al menos el 100 % de productividad. Las empresas del Reino Unido que han realizado la prueba planean hacer que la semana laboral más corta sea permanente, después de ver su éxito. Los datos muestran que la productividad se ha mantenido o mejorado en la mayoría de las empresas.

La prueba del Reino Unido es parte de los pilotos que se llevan a cabo en los EE.UU., Irlanda, Australia y Nueva Zelanda. Precisamente, este último ha visto cómo los empleados de la empresa Unilever participan actualmente en una prueba de un año de duración de una semana laboral de cuatro días con salario completo. Si el experimento es un éxito, la compañía considerará extenderlo a otros países.

Japón

En otros países como Japón, son las empresas más grandes las que se están aventurando en este territorio, tras el anuncio del gobierno japonés en 2021 de un plan para lograr un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal en todo el país. Hay varias razones por las que esto podría ser bueno para el país, donde la muerte por exceso de trabajo cobra muchas vidas. En 2019, Microsoft experimentó con el modelo al ofrecer a los empleados fines de semana de tres días durante un mes, una medida que impulsó la productividad en un 40%.

España

España también está siguiendo el ejemplo de Japón, donde Más País ha anunciado a principios de este año que el gobierno había accedido a su solicitud de lanzar un programa piloto de una semana laboral de cuatro días para las empresas interesadas en la idea. La fase de prueba durará al menos un año, pero aún no está claro cuándo comenzará. Telefónica ya puso a prueba un modelo similar que acabó fracasando por suponer un recorte de salario para los empleados que se adherían a él.

En general, la semana laboral de cuatro días parece estar ganando terreno de manera lenta pero segura en todo el mundo. Aún nos queda esperar para ver si los gobiernos adoptarán esta idea de manera definitiva.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)

Accede a las mejores oportunidades para Trabajar y Estudiar por el Mundo

* Es necesario aceptar la Política de Privacidad para continuar.

Responsable del fichero: Digital Explorer SL. Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a correo@trabajarporelmundo.org o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)