Compartir

¡Hola a todos! Mi nombre es Deisy Noreña y soy de Medellín Colombia. Quiero compartir con todos ustedes mi experiencia de voluntariado en Bolivia. Todo comenzó cuando estaba terminando mi pregrado en psicología, estaba cursando el último semestre en el mes de Noviembre. Antes de esto pase por un tiempo muy difícil a nivel emocional y esta situación me permitió despertar en mí algo nuevo.

Quería terminar mi carrera en Diciembre y realizar un voluntariado fuera de mi país antes de iniciar a trabajar ya que luego sería más difícil sacar el tiempo para hacerlo. Una de mis pasiones es viajar por esto decidí juntar dos cosas que deseaba hacer en el momento, un voluntariado y que fuera en el extranjero para viajar también. El país que elegí fue Bolivia ya que me parece un lugar que conserva aun su cultura y tradición.

Al inicio todo fue un proceso, buscar organizaciones de voluntariado, luego conocer lo que requería con esta organización y el costo a asumir que incluía hospedaje, que realmente me pareció adecuado. Después llegó el momento de la documentación, se presentaron situaciones que me hacían desconfiar de esta decisión que estaba tomando, sin embargo seguí mi camino.

Era mi primera vez que montaba en avión y serían 3 veces de ida y 3 veces de regreso, tenía mucho susto, además nunca había salido sola del país, era una experiencia totalmente nueva, y como todo lo desconocido era normal sentir susto.

Lugares a los que alguna vez imaginé llegar y hoy se hace realidad!

Una publicación compartida de Deisy Noreña/PsicólogaViajera? (@diditraveler) el

El programa de voluntariado lo busque vía internet, estuve buscando voluntariado fuera de mi país en el cual necesitara pocos gastos o nada. Fue un poco difícil ya que en todos había que realizar una inversión monetaria y esto me asustaba. Consulté en mi universidad para saber si tenían convenio con alguna organización de voluntariado pero no.

Cuando casi me daba por vencida, le pregunté a un conocido si sabía de alguna organización y me dio a conocer una organización llamada AIESEC. Esta es una organización que está a nivel internacional y es dirigida solamente por jóvenes que fomentan el liderazgo en otros jóvenes.

Para acceder al programa de voluntariado tuve que pagar un costo por el proyecto donde este dinero incluida hospedaje en el lugar donde realizaría el proyecto y una o dos comidas al día, realmente fue poco dinero considerando todo los gastos que hay que asumir en hospedaje y comida cuando se realiza un viaje. También asumí los gastos de un seguro de viaje, los pasajes aéreos y pasaporte que según políticas de mi país debía actualizar.

Todos los gastos los fui asumiendo poco a poco y luego pensaba que si tal vez hubiera sabido el costo de todo en total desde el principio, probablemente hubiera desistido por miedo, pero no, lo hice y ahora puedo decir que fue la mejor decisión que he tomado en mi vida y una experiencia que recomiendo al 100%.

Luego en este país tuve la oportunidad de conocer varias ciudades y lugares muy hermosos, más de los que había planeado conocer. También hice algunos amigos de otros países como España, Italia y Brasil y por su puesto de Bolivia. Ellos se convirtieron como una parte de mi familia alrededor del mundo.

?#naturalezapura #nature #palmeras #verde #paisaje #cielo #combinación #skyblue #green #photo #beautiful #photography #colombia #fotografía #traveling #town

Una publicación compartida de Deisy Noreña/PsicólogaViajera? (@diditraveler) el

Estuve viviendo 6 semanas en una aldea de niños y adolescentes en la ciudad de Cochabamba, una ciudad ubicada al centro de Bolivia. Allí conviví con otros tres voluntarios de diferentes nacionalidades. Compartimos momentos muy alegres, pero también situaciones difíciles de las cuales logré aprender, y es que las experiencias difíciles son las que más nos regalan aprendizajes a nivel personal.

En cuanto al dinero que utilicé, les cuento que tenía unos ahorros para un viaje que en algún momento soñaba realizar, pero era un destino lejos de mi país y apareció esta oportunidad y decidí invertirlos en este destino y esta experiencia. También tuve el apoyo de mis padres a nivel económico.

Ahora que menciono a mis padres, recuerdo que al principio fue difícil para ellos ya que surgía en ellos muchos temores ante el viajar sola y más siendo mujer, sin embargo era una decisión que yo sola había tomado y me sentía muy decidida a vivir esta experiencia, era más el deseo que me impulsaba a vivir que el miedo que me acompañaba.

Es lindo ver personas que aun conservan su cultura! Isla del sol -Bolivia.

Una publicación compartida de Deisy Noreña/PsicólogaViajera? (@diditraveler) el

Algo particular y divertido que le da vida a un viaje, son las experiencias, las dificultades y cada momento extraño que se presenta durante los viajes y en mi caso no fue la excepción.

Recordar estos momentos me llena de sonrisas. Llegar a un hospedaje a la madrugada, sin luz, sin papel higiénico, recorrer un cañón y que en medio de este se te dañen las zapatillas, perderte por unos segundos del grupo en un recorrido en medio de las montañas, quemarte la piel exóticamente con el sol, entre otras tantas historias que quedan por contar.

Me queda corto escribir sobre esta experiencia, realmente son muchas las historias por contar de todo lo que pasaba y me asombraba, era como una niña pequeña descubriendo el mundo. El deseo de vivir experiencias nuevas, de llenarme de vida, de brindar algo a los demás de mi, fue lo que me impulsó a realizar este voluntariado.

A veces llegas a lugares que nunca imaginaste ????

Una publicación compartida de Deisy Noreña/PsicólogaViajera? (@diditraveler) el

A todos los que me leen y me han escuchado en algunas ocasiones les digo que me fui siendo una persona y regresé sintiéndome otra o más bien una versión mejorada de mi misma. Una persona con mayor decisión, con más pasión por la vida y con más ganas de seguir luchando por este sueño de viajar por el mundo y también seguir ejerciendo mi bella profesión como psicóloga.

Realmente vivir esta experiencia fue la mejor decisión que he tomado en mi vida y si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer, no lo pensaría.

A todos los que leen esto, les escribo que tomar la decisión es muy difícil porque hay un montón de pensamientos que aparecen por nuestra mente, miedos e inseguridades que no nos permiten vivir algo nuevo, pero hay que salir de nuestra zona de confort de vez cuando para darnos cuenta de tantas cosas hermosas que hay por conocer y una vez que tomas la decisión instantáneamente algo en ti cambia.

¡Lucha por tu sueños y trabaja por ellos!.

¡Anímate a viajar y a hacer eso que tanto sueñas!

Con cariño, Deisy Noreña A.

En mi instagram comparto fotos de mis viajes o de visitas a algunos lugares,
espero lo disfruten! Puedes seguirme aquí.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.