Compartir
teletrabajo y asistencia virtual

¿Te has levantado un domingo cualquiera y te has dado cuenta de que no eras capaz de disfrutar de los detalles más pequeños, como el sol, la brisa o pasar tiempo con los tuyos?

Hola, soy Esther Mayor, directora del Instituto de Asistentes Virtuales, y con este artículo quiero hablarte sobre la oportunidad de emprender una nueva profesión digital.

En el domingo más oscuro de mi vida, me di cuenta de que yo estaba en este mundo para algo más, para algo mejor… Sin embargo, no veía la salida a la rueda del hámster y como madre de tres hermosas personitas, pensé que jamás podría cambiar la situación.

Menudo bajón, ¿verdad? Pues aunque parezca mentira, no estoy aquí para contarte una historia triste, ni con final fatal, todo lo contrario. Porque este sólo es el comienzo de la historia y la moraleja es que eres capaz de reescribir tu historia y darle el final que quieras, gracias al teletrabajo.

Por dónde empieza el cambio

Si ahora trabajas por cuenta ajena, quizá te resulte muy difícil saber cómo darle la vuelta a tu situación. Es posible que por tus circunstancias no puedas romper con todo, sin más. Créeme, te entiendo perfectamente.

Pero todo largo camino se empieza con un simple paso, en este caso, el compromiso. Si tu llama se ha encendido y de verdad quieres conseguir un estilo de vida a tu medida, no hay que agobiarse con todo lo que está por venir, casi que es mejor que ni lo pienses… Céntrate en el paso más pequeño que puedas dar hoy mismo y hazlo, sólo eso. Después, los siguientes irán dibujándose solos.

En mi caso, la historia continúa con un par de preguntas: ¿cómo podría independizarme? y ¿qué necesitaría aprender para conseguirlo?

A partir de ahí, comencé a contactar con otras personas que ya eran freelance para saber más de cómo comenzar en todo este mundo de los negocios por Internet y a formarme.

De hecho, si te interesa dar ese primer paso hacia la libertad, te invito a la Semana de la Asistencia Virtual, en la que te seguiré contando más de toda mi historia y cómo fueron los siguientes pasos del camino para llegar donde estoy hoy.

Cómo reinventarte profesionalmente y comenzar desde cero

Será que por mi carácter intrépido siempre he sido muy echada para delante y, por ende, un tanto inconsciente de dónde me metía en cada momento. Por eso, no quiero que leyendo estas líneas pienses que todo es bonito y maravilloso en este mundo del teletrabajo.

De hecho, antes de lanzarte de cabeza, me gustaría que tuvieras en cuenta:

  • Ser jefa de tu propio negocio supone en muchas ocasiones no poderte desconectar al 100%.
  • Al iniciar en tu proceso de reinvención, hay un periodo de transición entre tu trabajo actual y el nuevo, hasta que puedes vivir exclusivamente de tu actividad como freelance. Por eso, no te recomiendo que cortes por lo sano.
  • Si eres mujer y quieres conciliar mejor tu vida personal con la profesional, esta puede ser una buena opción, aunque también tiene sus contras. Por ejemplo, en España, durante la baja por maternidad, las autónomas cobran aproximadamente 32 euros por día de media, mientras que la media a nivel europeo es de 100 euros.

Entonces, por qué personas como yo apasionadas de lo que hacen siguen en esta carrera, apostando porque más gente conozca las oportunidades del teletrabajo… Te lo cuento.

Teletrabajar te permite:

  • La deslocalización
  • La libertad de horarios
  • Tener la capacidad de decidir cómo buscar y escoger a tus clientes
  • Trabajar con aquellas personas o negocios que estén alineados con tus pasiones e intereses
  • Generar colaboraciones con otros a los que aportar mucho más de lo que imaginas.

Para mí, encontrar la Asistencia Virtual, supuso un cambio radical hace ya casi cuatro años, tanto a nivel laboral, como personal y familiar.

¿Quieres descubrirla tú también de mi mano? Pues participa de la Semana de la Asistencia Virtual, unas jornadas llenas de actividades para que descubras esta profesión y por qué no, ¡te acabes enamorando de ella!

Qué es la Asistencia Virtual y por qué puede ser una opción para ti

A estas alturas del partido, si has leído hasta aquí, quieres saber más de a qué me dedico, ¿verdad? Como sabrás, hay cientos de profesiones nuevas que están en auge en estos días, debido a la explosión de los negocios online y el teletrabajo.

Por lo que a mí respecta, dado que soy una persona multiapasionada, con todo lo que aprendí en el camino, decidí que el paso natural que debía dar era el de convertirme en Asistente Virtual.

Aprendí cómo funcionan los negocios por dentro, de qué áreas se componen y cómo se interrelacionan entre sí. Me gustaba la parte de implementación y la operativa y era bastante inquieta, por lo que gestionaba bien la presión y el multi-tasking, tan demonizado a veces.

Así que me propuse apoyar a otros negocios virtuales a salir adelante, convirtiéndome en su mano derecha.

Y no, poco o nada tiene esto que ver con las secretarias al uso que todos conocemos. Una Asistente Virtual, se encarga entre otras cosas de:

  • Gestionar las redes sociales, con las pautas previamente marcadas, creando las publicaciones, programando, publicando y gestionando la comunidad.
  • Atender a clientes vía email, teléfono o plataformas de gestión internas.
  • Implementar la estrategia que se le facilita en campañas de email marketing, lanzamientos…
  • Organizar la agenda, eventos, congresos online…
  • Desarrollar tareas básicas de diseño, creando una landing de ventas y otras páginas.
  • Generar contenido en base a pautas marcadas para un blog, redes…
  • Editar contenido audiovisual tipo imágenes, vídeos, podcast…

Cómo y dónde descubrir más sobre la Asistencia Virtual

Si te ha picado el gusanillo, ¡bienvenida! Créeme estás a punto de iniciar un viaje maravilloso. Me gustaría, antes de seguir, contarte por qué suelo hablar en femenino y es que en esta profesión, el 90% de las personas que se dedican a esto son mujeres. Eso no quiere decir, ni mucho menos que los hombres no sean bienvenidos, ¿eh?

Y hecha la aclaración, sigamos…

Como te comenté antes, uno de los primeros pasos para tomar buenas decisiones es informarse y formarse, es decir estar al día, conocer los entresijos de aquello a lo que queremos dedicarnos para comprometernos o no con ello de forma consciente.

Al ser todo tan nuevo, con el boom de los negocios digitales y el teletrabajo freelance, las formaciones regladas son inexistentes (al menos al momento de escribir estas líneas).

Justo por esa necesidad del mercado, de encontrar perfiles formados y actualizados en el entorno online, he creado el Instituto de la Asistencia Virtual, con la idea salvaje de traer a los mejores expertos en el mundo de las nuevas profesiones digitales y junto a mi expertise y recorrido profesional, crear las formaciones más punteras e innovadoras en el mundo de la Asistencia Virtual para todas aquellas valientes que estén listas para reinventarse profesionalmente, apostar por las bondades del teletrabajo y salir de la mediocridad laboral, haciendo de la Asistencia Virtual su vehículo para conseguirlo.

De modo que, si se acaba de abrir ante ti una nueva puerta que estás dispuesta a cruzar y te surgen preguntas o dudas, o sencillamente quieres saber mucho más sobre cómo puedes transitar tu proceso de reinvención, tienes una oportunidad única, apuntándote ahora a la Semana de la Asistencia Virtual.

¡Te veo dentro!

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.